Sítio Valverde

Lisbona Portugal

En el corazón de Lisboa el restaurante diseñado por el estudio de arquitectura Bastir revela códigos históricos inmersos en un ambiente de indiscutible carácter contemporáneo

José Pedro Vieira y Diogo Rosa Lã, alias Bastir - Arquitetura e Design de Interiores, han desarrollado numerosos proyectos en Portugal —viviendas privadas, hoteles, restaurantes— afirmando una visión contemporánea y minimalista caracterizada por elegantes matices de renovada tradición histórica y por un toque fusion.

Es el caso del restaurante gourmet Sítio del Valverde Hotel Lisboa, único Relais & Châteaux de la ciudad —situado en Avenida Da Libertade, una de las más elegantes arterias de la capital—, que ha vuelto a abrir sus puertas recientemente tras tres años de recualificación. Cocina de la tradición revisitada por la chef Carla Sousa, clientela sofisticada, techos altos, obras de arte, decoraciones de sabor vintage, ambiente relajante y ecléctico: visita obligada para los viajeros gourmand (y también para los demás).

Elementos divisorios verticales de madera, parecidos a viseras parasol, fragmentan el espacio de la sala y separan las mesas garantizando la privacidad en un ambiente relajante y silencioso, gracias asimismo al curioso empleo en el techo del Burel, un tejido local de pura lana, de aspecto similar al fieltro, dotado de notables propiedades de aislamiento acústico. “Reminiscencias londinenses y ambientes de las Town Houses neoyorquinas aquí se traducen en un lenguaje clásico y elegante. Hemos querido crear una ambientación única, diferente, a través de la utilización de las luces, la búsqueda de tejidos y la organización del espacio: un oasis de confort y de lujo discreto, un ámbito con una atmósfera íntima como la del hogar.”  

Al entrar en la sala del restaurante indudablemente llama la atención el pavimento, colocado en una combinación magistral de color y de luz. Los azulejos de gres porcelánico Crogiolo Lume, en el formato de 6 x 24 cmy colocados en espiga alternando los colores Green, Blue y Black, transmiten la imagen de un tejido, creando con sus superficies brillantísimas vibraciones de luz que rebotan sobre la superficie deliberadamente imperfecta, logrando esa “ambientación única” que buscaba el estudio Bastir.

En la zona de la piscina climatizada —en contraste con las placas claras de piedra caliza, la piedra local—, nos reencontramos con el formato pequeño de cerámica de la colección Crogiolo Zellige en el acabado Carbone Lux para el revestimiento de las paredes y el fondo de la pileta. Un color inesperado y sugestivo que sugiere la tonalidad profunda del fondo marino atlántico.       

La búsqueda de unicidad del estudio se refleja en la selección de las colecciones de Crogiolo, que interpretan la sapiencia artesanal y la manualidad de los ceramistas en clave contemporánea, reproduciendo la estética y la impresión de los azulejos hechos a mano.


Ph Marília Maia e Moura

explorar las colecciones del proyecto