<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/ad95a10e22be.css" type="text/css" media="screen, projection">

Marazzi, ochenta y cinco años de diseño humano

Jueves 09 Abril 2020

Marazzi, ochenta y cinco años de diseño humano

Éranse una vez dos largas hileras de álamos en las que, se cuenta, se construyó una nueva fábrica.

‘Una fábrica de cartón’, decían todos, en los años 30. Y sin embargo, con las mejores tecnologías entonces disponibles, capaz de fabricar tejas, ladrillos, los primeros azulejos decorados a mano, tomando como base los dibujos originales creados por el artista Venerio Martini para Marazzi.

Después de la guerra, la primera gran ampliación, los nuevos hornos, Gio Ponti y Alberto Rosselli diseñando los nuevos productos y la ambición de crear azulejos de los más hermosos para todos, en los años de la reconstrucción y del boom económico.

Y después las colaboraciones con los grandes sastres, como se llamaban entonces, la revolucionaria patente de la monococción, que cambió para siempre los tiempos y las formas de producción de la cerámica y que hoy día sigue siendo el proceso productivo más extendido en el mundo entero, las inversiones en el extranjero, los grandes fotógrafos y el taller de experimentación Il Crogiolo, el primer producto técnico, que llevó la cerámica a las plazas, los aeropuertos, las fachadas de los edificios, hasta las placas grandes y la última patente, StepWise™, que hace suaves al tacto los greses antideslizantes.

La campaña publicitaria con ocasión de los 85 años de Marazzi vuelve a centrar la atención en el mundo del baño, el espacio por excelencia tradicionalmente destinado a la cerámica, en dos versiones bien diferenciadas, vivienda y contract, ambas proyectadas por Alessandro Pasinelli Studio con una mezcla de colecciones de Marazzi que representan la última generación de los productos cerámicos de formatos pequeños, que parecen hechos a mano gracias a unas exclusivas tecnologías industriales, revestimientos tridimensionales de grosor reducido, placas de gres de tamaño extragrande que reproducen las superficies naturales de modo sostenible, digitalmente.

“Nos concentramos en un tratamiento del espacio abierto, en continuo diálogo perceptivo entre los valores de la intimidad del hogar y las cualidades del contexto”, explica Pasinelli, “proyectando espacios ideales, marcadamente fluidos, acogedores y, sobre todo, matéricos y profundamente ligados al paisaje, tanto en el caso del chalé, en el que el baño es un espacio íntimo que mira al jardín, como en el caso del spa, una construcción sobria y pura en la que el volumen monolítico de gres Verde Aver está en perfecta armonía con el entorno natural del bosque que la rodea”.

 

El baño de la casa

En este espacio íntimo, la calidez del pavimento de Vero Rovere, en duelas cerámicas de 22,5 x 180 cm, se suma al encanto de la piedra del revestimiento: Magnifica Limestone Taupe presenta una superficie estructurada tridimensional, con el motivo Mikado acanalado de efecto bambú. En la pared, parecen hechos a mano los ladrillitos de gres Crogiolo Lume, de esmalte espeso y muy brillante, en el inédito formato de 6 x 24 cm. Los lavabos también son de gres por entero: la base y la pila son de Grande Stone Look Granito Black de grosor; la encimera de Grande Marble Look Calacatta Vena Vecchia.

En la amplia hornacina con acristalamiento, se ha dispuesto la ducha, también revestida por entero con Crogiolo Lume, en la variante Musk. Su composición y sus facetas incluyen un gran número de tonalidades de verde que refractan naturalmente la espesura arbórea a la que se asoma el espacio, en una conexión directa y recíproca.

Los elementos decorativos armonizan contemporaneidad y tecnicismo con un gusto vintage: el espejo de latón Darkly, diseñado por Nick Ross para Menu, el grifo de ducha de la serie Aboutwater de Fantini, del diseñador coreano Paik Sun Kim, la lámpara joya Biba Aplique, diseñada por Lorenza Bozzoli para Tato y el banco Bertoia, creado, junto con los demás elementos de la decoración de estilo años cincuenta, por el homónimo diseñador para Knoll.

 

El baño del spa

Un edificio sobrio que se desarrolla en torno a un volumen monolítico enteramente revestido con las nuevas placas de gres porcelánico de imitación del mármol Grande Marble Look Verde Aver Lux, en armonía con el ámbito natural del bosque, que se vislumbra al otro lado de los amplios acristalamientos. Verdes y brillantes, asimismo, los ladrillitos imperfectos de Lume Crogiolo que delimitan con un sinfín de tonos cromáticos la zona de las duchas: una estructura ‘íntima’ capaz de hacer confortable un pequeño espacio en el espacio.

Luz natural y artificial integradas, las superficies de agua del spa, el silencio de los lugares que rodean este ámbito de bienestar, hallan una plena correspondencia en los revestimientos del pavimento de Grande_Stone Look_Pietra di Vals en el nuevo formato grande de 160 x 320 cm y en las paredes, profundos y vibrantes, de Mystone_Pietra di Vals_Mosaico Greige, aquí utilizada en el formato de 30 x 60 cm.

En el spa también se ve a una mujer joven, de espaldas, que nos recuerda la medida de un diseño realmente sostenible y holístico.

El paisaje del interior de este confortable espacio dedicado al bienestar se ve salpicado por varios elementos decorativos extraordinarios: el aplique Circuit Wall del estudio neoyorquino Apparatus, conocido por su capacidad de releer elementos clásicos en clave moderna, acompaña a las mesillas Jardim, colección que el diseñador brasileño Jader Almeida ha realizado para la empresa Sollos. Mirando a la piscina exterior, una serie de chaises longues, las famosas Lounge Chair 43 diseñadas por Alvar Aalto en los años cuarenta para su Artek, completa la configuración de este lugar de pura armonía con los elementos y los ritmos de la naturaleza.

Colecciones