Miércoles 14 Abril 2010

Un establecimiento de última generación, en la vanguardia mundial del sector, dotado de dos líneas de producción con “tecnología continua” que aseguran la máxima flexibilidad productiva tanto con respecto a las gamas como a los formatos y que permiten conseguir placas de más de un metro por lado: estas son las virtudes más sobresalientes de la nueva fábrica de Marazzi Group de Casiglie, en Sassuolo (Módena, Italia), inaugurada el 20 de abril.

En la ceremonia de inauguración —que contó con la presencia del Presidente de la Región de Emilia-
Romaña, Vasco Errani, del Presidente de la Provincia de Módena, Emilio Sabattini, y del
Presidente de Confindustria Ceramica, Franco Manfredini, que acompañaron a Filippo Marazzi, Presidente del Grupo, y al Consejero Delegado, Maurizio Piglione, en el corte de la cinta— tomaron parte más de ciento cincuenta personas, entre autoridades, clientes principales y proveedores del Grupo.

En la nueva planta de Marazzi —que ha comportado una inversión total de 35 millones de euros— se concentran la tecnología y la innovación que representan la más alta expresión mundial de las mejores y más novedosas tecnologías aplicadas a los procesos de fabricación de productos cerámicos. Así es, sin interrupción alguna en el proceso, la “tecnología continua” permite pasar de un tipo de cerámica a otro variando, según la demanda del mercado, formatos, grosores, colores y motivos decorativos. Las dos líneas, funcionando a pleno régimen, tendrán una capacidad productiva de unos cuatro millones de metros cuadrados al año de artículo cerámico de excelente calidad.
 

Visita lo showroom x