<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/9c98e18962e0.css" type="text/css" media="screen, projection">

Paredes, pavimentos y decoración. Consejos para una perfecta combinación

Paredes, pavimentos y decoración. Consejos para una perfecta combinación

Cuando acometemos una reforma y, por consiguiente, afrontamos obras de demolición y reconstrucción, hemos de saber que existen estructuras portantes (de grosor notable, de unos 30-40 cm, cuyas medidas varían según la edad del edificio ¡y no pueden ser modificadas!) y divisorias (paredes que sirven para delimitar los espacios en el interior de la vivienda).

El pavimento se compone de diversas capas: el forjado, que es la estructura portante y tiene un grosor de unos 25 cm; el fondo, una capa de mortero y arena en la que se pueden introducir cables eléctricos y conductos hidráulicos y que tiene un grosor que puede ir de los 4 a los 7 cm aproximadamente; la pavimentación final, constituida por el acabado más conforme con los gustos personales (como, por ejemplo, madera, cerámica o resina), cuyo grosor puede estar comprendido entre los 8 y los 40 mm.

Es muy importante prestar atención al aspecto de los revestimientos y sopesar con detenimiento cada decisión: recuérdese que las determinaciones relativas a las paredes, el suelo y el techo van a sentar las bases de la identidad de la habitación.

Una vez hecha esta aclaración, necesaria en caso de que vayamos a emprender una reforma profunda, tenemos que decantarnos por un estilo en particular, un estilo que otorgue a nuestro hogar una personalidad acorde con la nuestra.

Yo aquí propongo un estilo "vintage", a medio camino entre lo moderno y lo tradicional; dejándonos llevar por un diseño que va más allá de la frontera del hoy se pueden reinventar en clave moderna los espacios y el modo de concebirlos, recuperando el valor de los muebles y los complementos que han hecho historia.

El tiempo pasa, pero el valor de un objeto permanece.

Para la parte de día podemos servirnos de bonitos azulejos de cerámica de efecto madera ("Treverkhome") , un agradable y acogedor roble cálido, por ejemplo.

Para los baños, en cambio, lo ideal será un hermoso revestimiento de Marazzi, a un tiempo elegante y funcional: yo optaría por un color neutro, como el de “SistemN”, "Pietra di Brera (Evolutionstone)" o el de “Brooklyn”, que pueden emplearse como alternativa al parqué en la zona de estar.

El "vintage" es un mercado que cuenta con numerosos seguidores: se pueden comprar muebles y complementos, sacados de trasteros o desvanes, en subastas, rastros y mercadillos o en internet.

Tanto en galerías de arte y mobiliario moderno como en tiendas de diseño de época o regentadas por anticuarios pueden encontrarse objetos extraordinarios, marcados por la huella del tiempo, que debidamente restaurados y revalorizados recuperan su belleza genuina.

Yo, por ejemplo, he redescubierto la sobria elegancia de los años 50, cuando empezaba a concebirse la idea de la funcionalidad unida a los colores cálidos y acogedores de los muebles.

Hoy combinaría el estilo "vintage" con tejidos muy vivos de tonalidades ocres, marrones, petróleo y anaranjadas.

No olvidemos que siempre resulta bello completar toda clase de decoración "vistiendo" las paredes con cuadros dispuestos con gusto y sentido de la armonía.

En último lugar, pero no en orden de importancia, hay que pensar en la iluminación, no solo como elemento funcional, sino sobre todo como complemento decorativo.