desde Marta Santin

Reformando la casa hemos querido introducir en nuestro baño una evocación de los colores del mar. Nos hemos servido de la serie Treverksign White de 20 x 120 que nos remite al interior de aquellas casas junto al mar de los países nórdicos y la hemos combinado con una mezcla de mosaico personalizada que hace juego con el azul del mueble. El plato de la ducha también está hecho de azulejos, para de este modo dar continuidad a nuestro pequeño rincón marino.
La ducha recibe luz de un ojo de buey como los de los barcos. Con el empleo de estos azulejos he creado el cuarto que había imaginado desde el principio, pues le han conferido al espacio una atmósfera cálida y acogedora. ¡Imposible lograr un resultado más satisfactorio!



Visita lo showroom x