<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/325fd2ab0269.css" type="text/css" media="screen, projection">

Caldea todo tu hogar con los greses de efecto madera de Marazzi

Caldea todo tu hogar con los greses de efecto madera de Marazzi

El gres de efecto madera se ha convertido en uno de los acabados más apreciados en los últimos tiempos.

No se puede negar que la calidez al tacto del parqué de madera jamás podrá conseguirse con un pavimento de gres. Sin embargo las ventajas de optar por el gres son innumerables: alta resistencia al desgaste, los arañazos y el agua, y facilidad de mantenimiento. Súmese a todo ello su excelente rendimiento estético y no resultará difícil comprender por qué el gres de efecto madera es uno de los pavimentos preferidos hoy en día.

Las propuestas temáticas de Marazzi satisfacen tanto los gustos más tradicionales como los más contemporáneos, gracias a las numerosas variantes de gres porcelánico de efecto madera que la firma ofrece.

Treverkchic es el gres ideal para quienes gusten de la imitación de las maderasmás sofisticadas. Disponible en Noce (Italiano, Francés, Americano y pintado) y en Teak, Treverkchic es la colección que da realce a la madera con sus vetas más naturales y sus tonos más cálidos.
Es el material perfecto tanto para dar un toque clásico de calidez a los ámbitos más minimalistas como para acompañar las decoraciones más tradicionales.

Treverkmust, en cambio, se ha concebido pensando en los amantes del vintage y de los ambientes con un toque rétro y elegante. Así es, la colección transmite ese aire único de las tablas blanqueadas y tratadas con aceite, en una doble propuesta: con o sin nudos. Se encuentra disponible asimismo en el original formato Chevron que se inspira en la colocación del parqué denominada punta Hungría, que ha vuelto a ponerse muy de moda en los últimos tiempos.

Treverktrend, para terminar, es el gres de efecto madera idóneo para los amantes del estilo nórdico, aunque también satisface muchos otros gustos. Así es, la colección propone dos materiales que generan efectos muy distintos: el roble, con su tonalidad cálida, y el alerce, con ese color típico de los ambientes escandinavos.

Escogiendo unos u otros acabados se optará por una línea de sobriedad y minimalismo nórdico o bien por ambientes postindustriales y de mediados del siglo XX.