<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/87b5544a5204.css" type="text/css" media="screen, projection">

El redescubrimiento del encanto de la colocación Chevron en los proyectos de interiorismo

El redescubrimiento del encanto de la colocación Chevron en los proyectos de interiorismo

La elegancia de antiguos parqués se reinterpreta gracias a la versátil colocación Chevron, que conjuga un estilo culto y cosmopolita con los más diversos tipos de ambientación.


 

El Chevron, famoso motivo bicolor en “zigzag”, desde hace varios años está triunfando con múltiples aplicaciones. Desde el vestir hasta los accesorios, este curioso patrón (generalmente propuesto en versión optical en blanco y negro) está experimentando un auténtico renacimiento tras un prolongado período de tendencia monocromática. El motivo de espiga vuelve a "marcar tendencia" gracias a su redifusión, que ha arrancado desde el mundo de la moda y después, con el tiempo, se ha ido abriendo camino asimismo en la decoración de todo tipo de accesorio de interiorismo, desde los materiales textiles hasta los revestimientos. Así, a través de la colocación Chevron los fastos de antiguos y elegantes solados, como los realizados con parqués franceses, recobran protagonismo retomando los motivos de espiga “a la francesa” o “húngara”, o bien incluso con la variante de espiga “a la italiana”. Se trata, en cualquier caso, de una solución versátil que casa perfectamente con ambientaciones y decoraciones de lo más diversas.

Concretamente, en la colocación de espiga “a la italiana” los elementos, de forma rectangular e idéntica medida, se disponen de manera perpendicular uno con respecto al otro. De este modo la cabeza de un azulejo queda situada junto al lado de la otra baldosilla, configurando un dibujo que recuerda una espiga; de ahí su nombre. La dirección de la espiga puede orientarse en paralelo o en diagonal con respecto a las paredes. Una variante sofisticada de este tipo de colocación es la de la espiga “a la francesa”, o “húngara”, en la que los elementos presentan dos lados cortos, las cabezas, cortados a 45 o a 60 grados.

También Marazzi redescubre el encanto de la colocación Chevron por medio de dos colecciones, nada menos.

La primera es Treverksoul,una colección de gres porcelánico de imitación de la madera de alma noble y aire contemporáneo que interpreta con fresco desparpajo la elegancia refinada de antiguos parqués, gracias al formato pequeño Chevron disponible en el corte a 45°, ideal para la disposición de espiga “a la francesa”, o “húngara”. Treverksoul se propone en tres tonalidades capaces de enriquecer todo tipo de ámbito con calidez y luminosidad.

La segunda es Treverkmust, una colección que transmite el sabor de las tablas blanqueadas y tratadas con aceite con una doble propuesta que permite elegir entre: grandes nudos estucados, vetas y variaciones cromáticas en la versión básica, por un lado; y, por el otro, grafismos sin nudos en la alternativa Selection, más refinada. La colección se ve ampliada con la disponibilidad del versátil formato Chevron (propuesto, también en este caso, en el corte a 45°), para conjugar una elegancia sobria con un estilo culto y cosmopolita. En la coloración Brown, además, Treverkmust capta la atención combinándose de manera armoniosa con decoraciones de madera, cuero y otros materiales de elegante aspecto desgastado por el uso cotidiano.