<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/4b239b4b56c7.css" type="text/css" media="screen, projection">

Cómo limpiar los azulejos de cerámica

Cómo limpiar los azulejos de cerámica

Para obtener suelos y revestimientos estéticamente perfectos y con fácil mantenimiento, el primer lavado tras la colocación es una fase crucial que debe realizarse siguiendo criterios específicos.

Limpieza final de obra
El lavado ácido tras la colocación es fundamental para eliminar los residuos de la obra (pegamento, pintura, polvo). Este lavado debe realizarse una vez completado el secado de la lechada de estuco de cemento, al menos 24-48 horas para productos con toma y secado rápido y siempre cumpliendo con las indicaciones del fabricante del estuco.

  • Barrer bien el suelo y distribuir el producto decapante utilizando un cepillo normal;
  • Dejar actuar por algunos minutos;
  • Intervenir enérgicamente con una esponja abrasiva en las zonas mas incrustadas;
  • Recoger los residuos con trapos y enjuagar. Si se utiliza un estuco epoxídico, se recomienda utilizar detergentes dedicados y cumplir con las indicaciones de los fabricantes con respecto a su preparación, aplicación y limpieza.

Mantenimiento ordinario
La cerámica es un material que se limpia de manera extremadamente fácil y veloz. Se puede lavar el suelo y los revestimientos con agua caliente y un detergente neutro normal, de los que se encuentran en el comercio.

Fuente: “Ceramica Amica Conoscere la ceramica italiana per utilizzarla al meglio delle sue potenzialità” (“Cerámica Amiga Conocer la cerámica italiana para utilizarla al máximo de su potencial”). Confindustria Ceramica y Edicer SpA. 2013