<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/2351ff82ee70.css" type="text/css" media="screen, projection">

Azulejos para el cuarto de baño: cerámica y porcelánico

Azulejos y mosaicos para tu baño y para el revestimiento de la ducha. Mira las colecciones de azulejos y de gres porcelánico de Marazzi, concebidas para el cuarto de baño y para construir un spa doméstico.

Consejos Marazzi

Antes de revestir un baño o un spa doméstico hay que elegir los materiales. Los azulejos de cerámica y gres porcelánico de Marazzi son antideslizantes, duraderos y resistentes, se limpian fácilmente y no requieren tratamientos de mantenimiento especiales. Gracias a estas características son preferibles a otras soluciones, como por ejemplo la piedra, la madera o la resina para pavimentos y el papel pintado o la pintura al agua para paredes. Además el gres substituye materiales preciados —como la madera, la piedra, el mármol y los metales— con un resultado estético extraordinariamente natural y realista.

A menudo el punto de partida para decidir qué revestimiento de cerámica y gres disponer en el baño o el cuarto dedicado al bienestar de la persona es la paleta cromática: de los tonos neutros a los oscuros, de colores llamativos a pasteles. Es una valoración que debe realizarse con detenimiento, porque el color también cambia en función de la textura del azulejo. Así es, los azulejos con acabado mate generan una iluminación más difusa en el baño, mientras que los acabados brillantes la hacen más intensa. Las baldosillas con efecto tridimensional, por otra parte, crean juegos de luz y matices de sombra muy interesantes.

En lugar de escogerlos según preferencias cromáticas, los azulejos del baño también pueden escogerse ateniéndose a criterios de armonía o contraste con el estilo dominante en el hogar: moderno, clásico o vintage. Algunas colecciones de Marazzi son tan versátiles que permiten adaptarse tanto a baños elegantes y clásicos como a ambientes nórdicos y minimalistas. Otras, en cambio, casan mejor con un estilo más marcado, como por ejemplo el vintage.

Con las baldosillas del baño se puede jugar no solo combinando colores y texturas, sino mezclando formatos y medidas: del clásico cuadrado al ladrillo rectangular, del mosaico a los formatos grandes. El sabio empleo de colores, formatos y medidas ayuda a corregir ópticamente baños muy pequeños, largos o estrechos, haciendo que parezcan más espaciosos o mejor proporcionados.

Cerrar
Leerlo todo