Vuelta a los sentidos y a la memoria colectiva

Tiempo de lectura minutos

Las nueve colecciones de Crogiolo transmiten la esencia del carácter artesanal y la tradición cerámica del formato pequeño en un producto industrial. Del resplandor de Lume a las superficies semimates y sedosas de Confetto, pasando por la riqueza de las decoraciones y los toques matéricos de Rice, Crogiolo es un elogio de lo imperfecto

Una vuelta a la cerámica, con su estética artesanal y una destonificación profunda. Antiguos conocimientos que se transmiten mediante procesos industriales, pero permaneciendo fieles a los orígenes y la tradición del material. Se trata de Crogiolo de Marazzi, la colección de azulejos de cerámica y gres porcelánico de formato pequeño y con numerosas identidades, que evoca la belleza imperfecta de la elaboración artesanal. La colección cuenta con una oferta cada vez más amplia y variada. Nada menos que nueve seriesLume, superbrillante; Memoria, semimate y tridimensional; Rice, en blanco, azul o con decoraciones florales; Zellige y su formato cuadrado; las mayólicas mediterráneas de ScenarioD_Segni, con sus baldosas hidráulicas geométricas y florales. Diseñadas especialmente para la colocación en el suelo, estas últimas se articulan en las variantes Blend, con dieciséis motivos decorativos; Scaglie, que se inspira en el Seminato Veneziano; y Colore, formada por cuatro motivos diferentes y una decoración de quince alfombras.

Confetto es la última propuesta de la colección. Su esencia reside en la superficie semimate o «confitada», es decir, sedosa al tacto. Está disponible en una amplia paleta de doce colores, cálidos y fríos, y en dos formatos modulares de 5×15 cm y 10×10 cm. A esto se añade una original estructura tridimensional, Savoiardo, disponible en formato de 5×15 cm, en los doce colores. La textura se inspira en la colección histórica Canne d’Organo, diseñada por Nino Caruso para Marazzi a principios de los años 70. Savoiardo se caracteriza por una leve cavidad central que crea efectos sombreados según cómo incide la luz en la superficie: un efecto tridimensional que resalta la irregularidad peculiar de la superficie y que remite a las elaboraciones artesanales. La alternancia entre espacios llenos y vacíos de Confetto y la contraposición de formatos múltiples permite crear paredes vivas y variadas, mientras que el acabado semimate, que absorbe la luz suavemente, brinda una sensación cálida y aterciopelada a la superficie. Confetto es ideal para cualquier ambiente del hogar, desde el baño hasta los dormitorios, y también para los espacios del contract, en revestimientos extensos o solo parciales, para destacar determinados elementos de la arquitectura.

Gracias a su estética imperecedera, Lume se ha convertido en un «clásico» de la colección Crogiolo, con aplicaciones cada vez más amplias en interiores: como revestimiento para composiciones de pared, con colocación alternada en el suelo para crear alfombras o superficies tornasoladas, o como fondo en la cocina, el baño o en tabiques. Desde el sector horeca hasta los espacios residenciales, Lume ofrece efectos destonificados brillantes y profundos junto con la irregularidad de los productos hechos a mano, en el formato de 6×24 cm, disponible en doce colores.

La colección Rice, en cambio, combina el brillo y el aspecto artesanal con efectos 3D y decoraciones variadas. El formato rectangular de 7,5×20 cm y 5×15 cm se contrapone al cuadrado de 15×15 cm para crear correspondencias y alternancias dimensionales. Rice también ofrece una versión «plisada», Pleat, y numerosos motivos inspirados en la naturaleza, para crear toques matéricos en la pared que no se expresan solo a través de las decoraciones, sino también mediante los esquemas de colocación.

En general, las numerosas series de Crogiolo sugieren un regreso a las sensaciones y a la huella del ser humano. Evocan tradiciones manufactureras y signos que pertenecen a la memoria colectiva, para crear espacios vibrantes y dar rienda suelta a la creatividad fuera de los estilos y del tiempo.