El aspecto creativo del cotto

Tiempo de lectura minutos

La colección ArtCraft de la serie Crogiolo redescubre la estética y el carácter matérico del cotto, gracias a tres formatos de pequeño tamaño y texturas mates y destonificadas que remiten a la belleza imperfecta de lo hecho a mano

Una vuelta a los sentidos y al trabajo del hombre, a la belleza de la imperfección de lo hecho a mano. Respetando los valores de la serie Crogiolo, la nueva colección de gres porcelánico ArtCraft apuesta por redescubrir la tradición y el carácter matérico del cotto a través de múltiples formatos pequeños y decoraciones, expresando plenamente la el estudio realizado por Marazzi sobre el artesanado industrial.

Seis colores —de Argilla a Coccio, a Sabbia— y un blanco semimate (Bianco) recuerdan las tonalidades naturales de las tierras que reflejan las características cromáticas de los paisajes en los que se inspiran. La configuración de la paleta está concebida asimismo para dialogar con la nueva Slow, permitiendo un Mix & match entre las colecciones. Las superficies son mates, arenosas, y retoman las típicas degradaciones tonales del material que vuelven a crearse en el momento de la cocción. Seis de los colores están articulados asimismo en estructuras tridimensionales a rayas de tamaños distintos y separadas a intervalos diversos, dando lugar a un efecto en relieve que crea revestimientos dinámicos y vibrantes.

Los tres formatos pequeños de los azulejos (cuadrado de 20 x 20 cm, hexagonal de 21 x 18,2 cm y rectangular en la novísima medida de 5,3 x 30 cm) reproducen la variedad y las formas de los tradicionales, dando a la colección un aspecto a un tiempo novedoso y familiar. De modo análogo, la factura de los azulejos reinterpreta, en un producto en serie, resistente a las heladas y altamente resistente a las solicitaciones mecánicas, los toques esponjados del artesano a lo largo de los bordes, la irregularidad de la zapata que esparce el material y el corte de cuchillo en las juntas.

Las cuatro decoraciones de ArtCraft —Segni, Bolli, Triangoli y Quadri— remiten a motivos conocidos pero siempre contemporáneos: desde los rombos hasta los círculos tono sobre tono, logrados con la variación del acabado, y hasta los trazos más marcadamente decorativos que, en un juego continuo entre colores, decoraciones y texturas, permiten combinar de manera personal y diferenciada las variantes de la colección.