Design

Cuando el material da rienda suelta a la creatividad

tiempo de lectura: 8 minutos

La creatividad floral y geométrica de Marazzi - 1

Motivos geométricos y decoraciones florales para crear ambientes bajo el signo del color y la personalización. La amplia oferta de las colecciones de Marazzi: diferentes formatos y grosores, acabados mates o brillantes, superficies texturizadas y tridimensionales para paredes vibrantes y variadas.

La cerámica se convierte en un wall-covering que permite expresar la creatividad y diseñar ambientes bajo el signo del color. Son numerosas las decoraciones florales, los motivos geométricos y las superficies tridimensionales que propone Marazzi para usarlas en un <em>mix & match</em> de colecciones, con un alto nivel de personalización del proyecto y con grandes prestaciones: las superficies son a prueba de manchas y moho, y ofrecen gran resistencia a los agentes físicos, mecánicos y climáticos.

En viviendas y entornos horeca, tanto en interiores como en exteriores, el material cerámico se utiliza en amplios fondos murales o en revestimientos de pared más detallados para trasladar la naturaleza al interior de los espacios y expandir sus confines. De esta forma se crean lienzos escenográficos que interactúan con el mobiliario y la luz, incluso en los espacios destinados a la ducha. Tanto si se trata de motivos naturales como geométricos, los colores son plenos y las decoraciones son muy detalladas, gracias a la calidad de la tecnología de impresión digital.

Retazos de naturaleza en las paredes

Los motivos florales están presentes en varias colecciones de Marazzi, y cada una de ellas ofrece distintos formatos y grosores, así como acabados mates o brillantes, para ampliar las posibilidades compositivas del espacio.

Entre ellas se encuentran la recentísima colección Poster, protagonizada por la decoración con inéditos motivos florales (Florida y Exotic) y botánicos (Hawaii), y la colección White Deco, con el formato grande (60×180 cm) de grosor reducido, sobre cuyos fondos de color blanco absoluto descansan delicados motivos de flores de campo tono sobre tono (Heyday) o acentos florales de mayor contraste (Botanica) e incluso un frondoso follaje tropical (Jungle). También está Momenti, la colección de pasta blanca de 6 mm de grosor en formato de 40×120 cm que añade las nuevas tendencias florales a la paleta de colores vibrantes con motivos botánicos, que resultan más atrevidos por sus grandes dimensiones, o bien monocromos sobre fondo azul u ocre.

La colección Cementum combina sus ocho tonalidades con una serie de motivos gráficos, entre los que se incluye uno floral (Spring), que permiten coordinar las decoraciones con las texturas más “pulverulentas” y saturadas de la imitación del cemento. Con su tamaño extragrande, la colección Alchimia de grosor reducido alterna los efectos matéricos arenosos y tridimensionales con las coloridas flores del motivo Gipsy. Por último, la colección Chill, de color matérico y semimate en formato de 25×76 cm, propone una decoración floral de efecto acuarelado (Melody) y un motivo de follaje con tonos levemente tornasolados (Foliage).

Geometrías bajo el signo del color y la tridimensionalidad

La oferta de Marazzi en materia de decoraciones geométricas es amplia: una mezcla creativa que permite realizar fondos escenográficos y dar movimiento a las paredes con efectos tridimensionales para enfatizar zonas específicas del proyecto. Esto permite crear ambientes totalmente únicos y muy personales. La nueva colección de gres porcelánico Poster, con su dibujo geométrico denso de color Zone (en formato de 60×120 y 30×120 cm), es perfecta para personalizar espacios residenciales y comerciales, y es idónea tanto para el suelo como para revestimientos de pared.

La colección de cerámica de pasta blanca Momenti (en formato de 40×120 cm de 6 mm de grosor), además de las estructuras 3D de franjas alternas, ofrece la decoración Puzzle, que evoca los motivos y los colores de los años setenta. Sofisticado e imperecedero, el azulejo “curvado cuatro veces” (Triennale), diseñado por Gio Ponti con ocasión de la Triennale de Milán en 1960, está formado por un elemento geométrico simple que permite realizar juegos de encajes y de espacios llenos y vacíos, brillantes y mates, en contraste o tono sobre tono. De forma parecida, los mosaicos de Alchimia juegan con la disposición de las teselas o con el color de las juntas para crear paredes con un efecto vibrante.

Dos colecciones se basan en los motivos geométricos estilo años setenta y en el mosaico, más coloreado y con acentos cromáticos que generan ritmo y discontinuidad: Colorplay (formato de 30×90 cm), caracterizada por la paleta de colores saturados, y Eclettica (formato de 40×120 cm), que además propone una gama articulada de estructuras tridimensionales. También encontramos los efectos 3D en Allmarble Wall (en formato de 40×120 cm de 6 mm de grosor), una colección que —en los mosaicos— combina la tradición del mármol con la innovación estilística representada por las pequeñas inclusiones geométricas de imitación del metal para crear un diálogo inédito y sorprendente.