<link rel="stylesheet" href="/static/CACHE/css/786eacf86bb3.css" type="text/css" media="screen, projection">

People

Cuando el espacio nace de la regeneración del territorio

tiempo de lectura: 8 minutos

Cuando el espacio nace de la regeneración del territorio
entrevista a
AMAA

AMAA

studio wok

studio wok

En esta fase en que las personas están tomando mayor conciencia del hogar y están renovando su relación con el entorno geográfico y local, impulsadas por la pandemia, preguntamos a AMAA y a studio wok, dos de los estudios jóvenes de arquitectura más prometedores de Italia, cuáles son las principales cuestiones relativas al diseño en los espacios habitados.

Qué significa rehabilitar un edificio; cómo relacionarse con la historia del territorio; cómo abordar las nuevas cuestiones acerca del espacio habitado que impone la pandemia. Responden dos de los estudios jóvenes de arquitectura más prometedores de Italia: AMAA, ganador del concurso Young Italian Architects 2020, y studio wok, finalista en el galardón Young Italian Architects, en la Bienal de Venecia 2012.

 

¿Qué significa introducir una narración del territorio en el diseño o la rehabilitación de una casa?

studio wok (Marcello Bondavalli, Nicola Brenna, Carlo Alberto Tagliabue). Nuestro enfoque metodológico y proyectivo es artesanal. Para llevar a cabo nuestros trabajos, consideramos atentamente las características físicas de la ubicación del proyecto: el paisaje, los materiales que caracterizan el territorio de referencia, la luz, la atmósfera. Una parte esencial de nuestro trabajo consiste en estudiar los materiales, en intercambiar impresiones con los artesanos y los productores locales para conocer sus cualidades y utilizar muestras para aprender sus características. Por lo que se refiere al concepto de rehabilitación, nuestra investigación sobre sostenibilidad ambiental no se limita solo al uso de determinados dispositivos técnicos e instalaciones, sino que es sobre todo un proceso proyectivo y constructivo que tiene en cuenta —y aprovecha— los aspectos naturales y ambientales específicos de cada lugar.

La planimetría de nuestros proyectos arquitectónicos es simple: el espacio habitado se define mediante bloques o muebles hechos a la medida que juegan con los materiales y la luz. Nos gusta trabajar con la madera, la piedra y las superficies de color. A menudo utilizamos el gres porcelánico en los revestimientos del baño y jugamos con sus colores y las texturas tridimensionales.

La pandemia ha hecho que la gente sea más consciente del espacio que habita. ¿Creéis que esto conllevará cambios en la arquitectura?

A causa de las circunstancias actuales, que nos obligan a vivir durante largo tiempo en lugares cerrados, la calidad de los espacios —que antes estaba infravalorada— ahora ha adquirido gran importancia. El hogar contemporáneo, que se basa en el concepto del open space y en cuartos pequeños, ha sufrido una gran crisis: las habitaciones de dimensiones mínimas y los salones abiertos dificultan el trabajo y la organización de la vida diaria de las familias. Para nosotros es importante idear y diseñar espacios domésticos flexiblesque se adaptan a diferentes funciones a lo largo del día.

¿En qué análisis os basáis al empezar a diseñar o rehabilitar una casa o un inmueble existente?

AMAA (Marcello Galiotto y Alessandra Rampazzo). La arquitectura es el resultado de un proceso complejo, que nunca se repite exactamente de la misma forma ni es lineal, y que se basa en una constante labor crítica sobre las opciones de diseño y el papel primario de la idea. El hacer, igualmente importante, busca el equilibrio entre la teoría, el orden y el resultado.La teoría es la síntesis de un bagaje de modelos y referencias. El orden es su transposición proyectiva enmarcada en el contexto, y el momento de la construcción le aporta materialidad. El verdadero desafío consiste en conservar la esencia de la idea hasta alcanzar el resultado.

A lo largo de los años, nos hemos medido con la recuperación y la regeneración de antiguos espacios industriales. Entre ellos se encuentra el proyecto realizado para nuestro taller en Arzignano (Vicenza), en el que un habitáculo independiente de cristal intenta relacionarse con los volúmenes geométricos y los materiales existentes: cemento, acero, chapas grecadas y cristal. El resultado es una estructura en forma de caja, en dos niveles, en la que todo se ve tal como es. En cambio, en el caso de la rehabilitación de un granero histórico de Lonigo (Vicenza), la tensión entre lo antiguo y lo nuevo se concretiza en una escalera pleonástica de cemento, que no depende ni del forjado de madera ni de las paredes de piedra existentes. La restauración del tejado ha comportado la recuperación de materiales reutilizados procedentes de estructuras similares de la zona.

La pandemia ha hecho que la gente sea más consciente del espacio que habita. ¿Creéis que esto conllevará cambios en la arquitectura?

Nos inclinamos a pensar que todo lo que ha traído consigo la emergencia causada por la covid-19 desaparecerá. La historia es cíclica y nos enseña que las grandes epidemias se olvidan en favor de un sucesivo renacimiento. Y ninguno de estos acontecimientos trágicos ha provocado cambios significativos en la concepción del espacio arquitectónico. El umbral, sin embargo, podría convertirse en depositario de esta memoria y mostrar las huellas de los cambios sociales. La entrada es el lugar donde abandonar las preocupaciones y las inquietudes para vivir con mayor serenidad en el interior del hogar. Es un momento que se transforma en un espacio donde dejamos los zapatos y nos lavamos las manos para liberarnos de las impurezas. Un lugar donde se activa y se apaga nuestra energía vital.