Baldosas hidráulicas en la cocina: tradición y diseño para un estilo atemporal

Tiempo de lectura minutos

Baldosas hidráulicas en la cocina: tradición y diseño para un estilo atemporal

Alicatar la cocina con baldosas hidráulicas significa utilizar los revestimientos como elementos de decoración y no solo como materiales de acabado. Los dibujos polícromos y los grafismos de colores de estos pequeños azulejos de imitación del cemento aportan carácter y un estilo muy preciso al ambiente, transversal y más allá de las modas.

La inspiración proviene de nuestro pasado arquitectónico, pero la tecnología contemporánea nos permite recrear las atmósferas de los interiores de principios del siglo pasado en superficies de gran rendimiento, más ajustadas al estilo de vida moderno.

Algo de historia: las baldosas hidráulicas

Los pequeños azulejos de pastas de cemento de colores se usaban entre finales del s. XIX y principios del s. XX para revestir las zonas de servicio: estaban formadas por una base de arena y cemento, y por polvo de mármol mezclado con cemento y óxidos naturales. En comparación con la grava, de composición parecida, las baldosas hidráulicas tenían una textura más homogénea, ya que los fragmentos de material eran más pequeños. Eran baratas y fáciles de colocar, por lo que se difundieron rápidamente y llevaron a las viviendas los colores y la decoración, que traspasaron así los muros de las casas nobiliarias. Caracterizadas por el formato, que tradicionalmente era cuadrado o hexagonal, y por el uso del color, mezclaban motivos geométricos o florales.

En la actualidad aún es posible recuperar baldosas hidráulicas originales, pero su reinterpretación en gres porcelánico ofrece superficies más prácticas.

Resistentes al desgaste y la acción de los detergentes, enérgicos, fáciles de limpiar e higiénicos: los azulejos de gres que imitan las baldosas hidráulicas son perfectos para revestir el suelo y las paredes de las cocinas modernas.

Baldosas hidráulicas en la cocina: cómo y dónde colocarlas

Las colecciones de gres porcelánico de imitación de las baldosas hidráulicas pueden colocarse en cualquier lugar: suelos, paredes (incluso como salpicadero) o bien como revestimiento de barras o penínsulas.

Con los formatos medianos y pequeños resulta fácil alicatar espacios y muebles de tamaño reducido, e incluso crear insólitos juegos con las juntas. Las soluciones de diseño no tienen límites: desde el total look (como en este proyecto realizado con la gama Clays) hasta una porción del suelo o la pared, desde una alfombra cerámica central hasta los proyectos que mezclan las decoraciones con los azulejos monocolor.

Los proyectos de los estudios de arquitectura e interiorismo a menudo confirman esta tendencia que nunca pasa de moda: las baldosas hidráulicas gustan mucho y se adaptan bien tanto a los entornos tradicionales, donde resaltan el estilo vintage, como a los espacios más modernos, a los que brindan calidez y personalidad. Las colecciones de gres porcelánico de imitación de las baldosas hidráulicas reinterpretan los azulejos tradicionales con colores de actualidad y grafismos de sabor contemporáneo.

¿Ideas para el revestimiento de la cocina? Los infinitos efectos matéricos de las baldosas hidráulicas de Marazzi

La tendencia de los revestimientos de imitación de las baldosas hidráulicas ha evolucionado con el paso del tiempo y las propuestas de más actualidad abarcan desde la imitación del cemento tradicional hasta otros efectos matéricos, y mezclan texturas y colores para dar vida a azulejos originales de estilo más contemporáneo.

¿Algunos ejemplos?

Entre las colecciones de gres al estilo de las baldosas hidráulicas tradicionales que proponen azulejos de 20×20 con decoraciones geométricas o florales, sin duda hay que mencionar la gama D_Segni, que forma parte del contenedor estilístico de Crogiolo: D_Segni Colore es una plétora de baldosas hidráulicas de colores, D_Segni Scaglie reinterpreta la tendencia con una superficie de imitación del terrazo veneciano, D_Segni Blend combina fondos de efecto de mezcla con una variedad de decoraciones.

La imitación de las baldosas hidráulicas también puede proponerse en formatos más grandes, rectangulares o cuadrados, que reducen el número de juntas a la vez que conservan la estética de los azulejos más pequeños. Encontramos algunos ejemplos en la colección Stream, que reelabora las superficies de las baldosas hidráulicas y de las losetas de grava de mármol, y en Fabric, que traslada al gres la textura de los tejidos naturales. A los apasionados de las baldosas hidráulicas hexagonales les encantará la gama pulverulenta de Clays y la elegancia de Powder.

Estas son solo algunas de las numerosas colecciones de azulejos de imitación de las baldosas hidráulicas de Marazzi: explora la gama y encuentra la baldosa perfecta para tu cocina.